viernes, 5 de noviembre de 2010


Y cuando pienso que está superado, que todo vuelve a su sitio, cuando pienso que a pesar de faltar una pieza, una pieza muy importante, puedo montarlo todo de nuevo y que se note lo menos posible ese hueco, ni siquiera pienso en tapar el hueco con otra pieza. De hecho pensaba que ya lo tenia montado, que estaba todo en calma, que lo único que me quedaba por hacer era desviar mi atención hacia otras cosas, hacer una nueva escala de prioridades en las que no exista recuperar la pieza ni sustituirla, cuando pienso que solo queda eso...
Me doy cuenta que ni lo he superado, ni todo vuelve a su sitio, ni tan siquiera he conseguido montar una fila y ni hablar de desviar mi atención, ni mucho menos de mi nueva escala de prioridades...
Porque he de reconocer que he perdido, siempre he sido de las que no piensa en la derrota, perder no forma parte de mi vocabulario, pero esta vez si, he perdido, ¡Aroa has perdido!
Y el primer paso antes de empezar de cero es reconocer la derrota, y de momento aunque mi mente se ha dado por vencida, mi corazón sigue luchando en vano, así que hasta que no firmen un tratado mente y corazón, hasta ese momento, no podré decir Lo he superado

2 comentarios:

Cybernapya dijo...

Interesante blog, que espero seguir visitando.
Muchísimas gracias.
Un fuerte beso

Pinocho dijo...

...no es tan largo el camino, de verás, de repente una mañana te giras y al volverte sientes que todo ha cambiado y vuelves a ser tu misma.

Un beso.